10 consejos para mantener tu casa fresca en verano

Las temperaturas veraniegas cada año son más altas y es más complicado mantener la casa fresca durante los meses más cálidos. Aunque tengamos ventiladores o aire acondicionado, es importante intentar mantener una temperatura estable dentro de nuestro hogar. Ésto nos permitirá ahorrar en electricidad y disfrutar más tiempo de nuestra vivienda sin necesidad de recurrir a la tecnología.

Recomendaciones para una casa fresca

Pero estos consejos para mantener la casa fresca en verano no servirán de nada si los ponemos en práctica demasiado tarde. Este proceso debe empezar a finales de primavera, o en el momento que empiece a subir la temperatura de nuestra casa por encima de 20 grados.

1. Instalar toldos

Los toldos son uno de los recursos más usados para proteger nuestra casa de la luz directa del sol, sobre todo, cuando las ventanas tienen orientación sur. Si los usamos debidamente, pueden aislar nuestra vivienda de las altas temperaturas sin obligarnos a bajar las persianas. Hay que mantenerlos bajados durante las horas de sol.

2. Cerrar puertas y ventanas

Otro de los consejos más útiles para mantener la casa fresca durante el verano, es cerrar puertas y ventanas durante las horas de más calor. También es aconsejable cerrar las puertas de los dormitorios y habitaciones más cálidas para mantener fresca el resto de la casa.

3. Crear corrientes de aire

En las horas de menos calor durante la mañana y la noche, debemos abrir puertas y ventanas con distintas orientaciones para crear corrientes de aire que refresquen la casa.

4. Decoración

La decoración también puede ayudarnos en el propósito de regular la temperatura. Los colores suaves, como el blanco o los tonos pastel, no absorben la luz y resultan más frescos. La orientación de los muebles también puede ayudarnos a mantener la casa más fresca durante el verano. Para ello es aconsejable no colocar camas y sofás cerca de la ventana, de esta forma no recibirán el calor del sol.

5. Ventiladores de techo

Además del aire acondicionado, los ventiladores de techo son los más óptimos para mover el aire frío de una estancia y conseguir bajar la temperatura.

6. Bioclimatizadores

Son aparatos que poseen un ventilador que lleva el aire a un filtro húmedo y lo refresca. No resecan el aire y suelen gastar un 80% menos que el aire acondicionado.

Foto: Primeriti

7. Reducir las fuentes de calor

Hay que intentar encender el menor número de luces durante los meses de verano, pero si no hay más remedio, apostar por las bombillas e iluminación LED: además de ser más eficientes, deprenden mucho menos calor cuando están encendidas.

8. Buen aislamiento

Las ventanas con doble cristal aíslan mucho mejor de las altas temperaturas. Lo mismo ocurre con los materiales aislantes de las paredes o el tejado empleados en obras y reformas. Las casas antiguas no tienen buen aislamiento y suelen alcanzar temperaturas más altas.

9. Plantas

Está demostrado que las plantas evaporan el calor y refrescan tanto el interior como el exterior de la casa: cuanto más grande y verde mejor. Si las riegas por la noche, la propia humedad de la planta refrescará el aire de la casa.

10. Textiles

Escoge textiles naturales para el hogar, como algodón o lino. Si son transpirables contribuirán a regular la temperatura del cuerpo y de nuestro hogar.

Fuente dimensi-on.com (Extracto)