La jerarquía del interiorismo en los proyectos inmobiliarios

Cada vez son más las desarrolladoras y estudios de arquitectura que incorporan a su staff especialistas en interiorismo. Desde los primeros esbozos del proyecto arquitectónico, el interiorista acompaña todo el proceso para lograr una estética coherente y espacios más funcionales.

El diseño de interior o interiorismo es muy amplio e incluye varias disciplinas que trabajan relacionadas: paisajismo, iluminación, diseño gráfico, interiorismo.

“El interiorismo participa en la definición de todos los espacios que conforman el proyecto. Con respecto a las unidades, la idea es mostrar el máximo potencial de cada una de ellas, además de aportar una estética coherente y enriquecedora del lenguaje de la arquitectura propuesta. El comprador además de la unidad en sí, valora y exige calidad en el diseño de las áreas comunes, sus espacios y los objetos que en ellos se encuentran. El interiorismo es muy importante a la hora de concretar esta imagen totalizadora del proyecto, que en definitiva seduce al cliente”.

El Cliente da cuenta cuando visita un proyecto si este fue pensado, si se le puso cabeza en cuanto al diseño y el interiorismo, o si simplemente fue diseñado sin pensar en el uso.

“La cantidad de metros que se designa a cada espacio así como su uso y funcionalidad es tan importante como el diseño arquitectónico general. En un momento en el que los metros escasean y su costo es cada vez más elevado sacar el máximo provecho es esencial. Al mismo tiempo, la identidad del proyecto, su estética y el ambiente que generan los espacios es cada vez más valorado por el público. Antes de definir las unidades de un emprendimiento analizamos exhaustivamente la zona y el público potencial, su composición y necesidades. Así determinamos las comodidades que tendrán y la cantidad de metros para cada espacio. La cantidad de metros y su funcionalidad es crítico para el éxito de cada uno de los emprendimientos”.

Con respecto al público que valora más este tipo de intervenciones, Astudillo resaltó que hoy todos los segmentos aprecian el diseño.

“En algún punto el diseño dejó de ser propio de un segmento. El público en general quiere productos bien diseñados, esto va más allá de las modas y gustos personales. Un producto bien diseñado es aquel que responde con funcionalidad a principios estéticos. Cada segmento tendrá diferentes necesidades y ese es nuestro gran desafío: interpretar esas necesidades desde el diseño. Hoy el público es muy exigente porque exige funcionalidad en sus viviendas pero a la vez diseño y estética”.

Si bien el trabajo de interiorismo lo desarrollan en todos sus proyectos, en lo últimos emprendimientos empezaron a hacerlo in house. Astudillo ejemplificó:

“En Quo Agüero logramos un producto joven con una gran calidad de terminación tanto en las unidades como en las áreas comunes. Palacio Cabrera es otro ejemplo, con un maravilloso trabajo de diseño de todo el conjunto. Desde el diseño no solo logramos un producto estético, sino también mayor provecho de los espacios comunes. Velvet Casa Campos, en etapa de ejecución, tiene una enorme cantidad de amenities y el trabajo de diseño de interior está en pleno desarrollo, tanto en las unidades como en los espacios comunes. El resultado es un producto de gran estética y sofisticación. Velvet Sucre, en etapa final de obra, es otro proyecto donde se hizo un trabajo integral del edificio tanto en áreas comunes como en las unidades. Se logró un producto exquisito con un alto standard de terminaciones y de equipamiento”.

Fuente Infobae (Extracto)